Este es un equipo de mierda, pero es nuestro equipo

Universidad de Chile llega a la última fecha necesitando resultados para no descender, algo a lo que sus hinchas, lamentablemente, ya se han acostumbrado. Las razones son, también como de costumbre, la falta de un proyecto deportivo a largo plazo por parte de la sociedad anónima controladora, Azul Azul. Ese es el juicio que hace AHA, mostrando además que es la identidad histórica de la U lo que se ha perdido con esta administración y que solo puede recuperarse de la mano de sus hinchas.

No da lo mismo

El triunfo en la primera vuelta presidencial chilena de José Antonio Kast es un recordatorio de que la ultraderecha en Chile ha tenido margen para avanzar, al igual que en el resto del continente.
En el deporte en particular, las diferencias entre los ahora dos candidatos también son marcadas: mientras Gabriel Boric propone avanzar hacia la recuperación de los clubes, Kast busca extender Estadio Seguro y mantener la criminalización de la hinchada. Sobre esto, decir que no da lo mismo por quién votar en la segunda vuelta, escriben desde AHA.

A la deriva

A juicio de AHA la crisis de Universidad de Chile tiene una causa muy definida: la existencia de Azul Azul, una de las empresas emblemáticas del modelo de sociedades anónimas deportivas en Chile. Porque el mal momento futbolístico que tiene al club al borde del descenso es síntoma de la falta de proyecto deportivo.