El ídolo

La emotiva despedida junto a su familia. El último 10 azul deja al club en la tercera posición y clasificado a la Copa Libertadores.

Por Sebastián Ripeti Carrillo
Asamblea Hinchas Azules

¿Qué es un “ídolo” en la sociedad chilena del siglo XXI? ¿Un ser intocable? ¿Un referente? ¿Una persona digna de admirar? Y en el fútbol, particularmente, ¿cuáles son los requisitos para ser ídolo? ¿Copas? ¿Goles? ¿Clásicos ganados? La verdad es que pueden ser todas las anteriores, como también ninguna. Queda sujeto a la percepción de las personas y depende del sujeto en cuestión al que se observa con cierto asombro, pero, sin lugar a dudas, hay un lazo de unidad y pasión entre el ídolo y quien idolatra, cuestión que a ciertos personajes con poder, pero sin “fieles seguidores”, les genera un marcado rechazo.

El sábado pasado, al cuadro laico le robaron a su último ídolo; intentaron quebrar el lazo de unidad y pasión que mantiene al ídolo en dicha condición. Y digo intentaron porque no lo quebraron, fortalecieron su figura. Lo que sí, robaron la ilusión a las y los seguidores de ver a su ídolo un último año generando el fútbol en la Universidad de Chile, un último año de ver al ídolo vistiendo la 10 en la espalda y de nosotros, a su vez, estar felices por la alegría de verlo jugar y disfrutar su mandato final, retirarse en el club que lo enamoró.

¿Y qué lo enamoró? ¿Cómo se construyó el lazo afectivo entre la hinchada y nuestro último “10”? Cuando llegó Walter desde San Lorenzo en el año 2008, venía con pocos minutos en el cuadro de Boedo y su comienzo en la “U” fue de menos a más. No sería sino hasta el año siguiente, luego de salir campeón en el Apertura y rendir de buena manera en los encuentros internacionales, cuando nuestra querida Ardilla se posicionó como uno de los referentes del plantel. Y quedaba mucho más por escribir.

Sin dudas, 2010 fue un punto de inflexión en la vida de nuestro ídolo. La noche del 17 de marzo enfrentábamos a Flamengo de local por la fase de grupos de la Copa Libertadores, pero algo sorpresivo ocurrió. Durante el mediodía, le avisaron a Walter que su segundo hijo, Santino, estaba por nacer y pudo participar tanto del parto como del partido, que, por cierto, ganamos 2-1 con gran actuación de la Ardilla. Con el pasar de los días, a Santino se le detectó síndrome de Down y se vio sometido a múltiples operaciones ese año. Desde el primer minuto que se supo la noticia, la angustia y el sufrimiento de Walter y su familia fueron tomadas como propias por la hinchada azul y es en aquel momento en que el lazo afectivo entre los seguidores y el ídolo nació para nunca desaparecer.

Lienzo desplegado por “Los de Abajo” durante el año 2010 en apoyo a Santino y a Walter. Fue el momento en que se comenzó a estrechar los lazos entre la hinchada y Montillo.

Al comienzo, nos preguntábamos qué era el ídolo, particularmente en el fútbol, deporte cada vez más atrapado en el régimen de los números y las estadísticas. Pues bien, la idolatría y el cariño hacia Walter Damián no se explica a través de esa soporífera lógica, sino que a través de una que es mucho más fuerte, irreversible e indestructible, que es la del lazo de unidad, pasión y amor que hay entre la hinchada, caracterizada por la incondicionalidad, y el ídolo, lleno de pasiones y sentimientos.

Además, son de público conocimiento los números de Walter. Durante su primera etapa obtuvo un solo título con el club, no destacó en los clásicos y a nivel internacional logró una semifinal de Copa Libertadores en la que quedamos con gusto a más y, gracias a Walter con su golazo inolvidable a Flamengo en los cuartos de final, logramos llegar a dicha instancia. Y ahora, en su segunda y última etapa, nos logró sacar de toda posibilidad del descenso, nos dejó terceros en el campeonato nacional y clasificados a Copa Libertadores. Sin embargo, no son esos números los que hacen ídolo a Montillo, sino que el hecho de que logró sintonizar de sobremanera con el ADN azul. Pasión, amor a la camiseta, lealtad e incondicionalidad. Valores que lo hicieron triunfar no solo en Chile sino que por cada club que pasó e incluso lo llevaron también a ser seleccionado en su país, Argentina.

Nuestro querido Walter se dio el lujo de utilizar la camiseta histórica 10 argentina y también la del Santos de Pelé. Montillo es sin duda uno de los foráneos más destacados que tuvo nuestro fútbol chileno.

Por último, las enseñanzas que nos deja el adiós de nuestro último 10 son diversas. Por un lado, el lado más privado de Walter, quien es destacado por seguidores y rivales como un ser íntegro y un hombre de palabra. Alguien que veló por su familia siempre y solo esperaba una mínima señal del empresariado que tiene raptado al club, pero no hubo respuestas. Leal a sus principios, y sufriendo los seguidores por no verlo más, se mantuvo firme en su mandato final y supo priorizar el bienestar de los suyos.

Asociado a eso último, es una urgencia de primera necesidad recuperar el club y no permitir que sigan pisoteando a nuestros ídolos, que son quienes se convierten en la voz de todo un pueblo azul que perdió cualquier instancia de participación dentro del club, allí radica la importancia de dicha figura. Ya pasó con Johnny Herrera y cómo operó el lacayo de Arias. Quisieron repetir la lógica, pero cambiando los personajes por Montillo y Dudamel como protagonistas.

El lector podrá sacar más conclusiones, podrá compartir o no algunos principios por los cuales considerar “ídolo” a alguien o no e incluso cuestionar la existencia de los mismos. Pero, sin dudas, para quienes llevamos el chuncho en la piel, la vida de Montillo se nos hizo como propia y eso se demuestra en lo que nos generó la imagen de Santino celebrando los goles de la “U”. Y cómo no, si nos alegra tanto verlo crecer luego de su complicado nacimiento en 2010. Forjamos un lazo de afecto inclusive con su familia. Eso es hacer club, y Walter, logró con creces ser considerado el último ídolo azul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s