Jamás lo van a entender

Fernando Clement
Colaborador Asociación Hinchas Azules

Cuando hablamos de Walter Montillo y Johnny Herrera, no solamente estamos hablando de dos grandes ídolos institucionales en la historia de la “U”, sino también de dos ídolos que aman nuestros colores de la misma forma que nosotros. Dos que, en lo personal y como a muchas y muchos camaradas, nos representan fielmente en la cancha y que, además, simbolizan el fútbol de antaño, aquel donde lo principal era el sentimiento por el club, algo de lo que en la actualidad, gracias al fútbol de mercado, queda poco y nada.

Pero, ¿qué otra cosa más tienen en común? Ambos recibieron graves faltas de respeto y humillaciones por parte de Azul Azul SA (y en más de una oportunidad), sin importarle en lo absoluto la historia que han dejado vistiendo la camiseta azul, el esfuerzo y sacrificio que han realizado en cada encuentro, ni todas las alegrías que nos han dado.

Montillo, además, demuestra una concepción ética de la vida que va mucho más allá del fútbol, es un hombre dedicado a su familia, a sus sentimientos de amor por un club que no es de los más mediáticos en los que ha jugado. Tiene ideas claras sobre la humanidad: ser firme con la palabra, ir de frente, entregarse a las cosas que ama por mucho que el rédito económico no sea el mayor.

Ídolos como Montillo le darían poder a una hinchada que ya está empoderada, que ya no cree en el modelo empresarial de Azul Azul, sino que en uno como en el que Montillo sueña con jugar. Lo que sucede con el mal trato que le da Azul Azul a los referentes es que se hace cada vez más evidente que hay dos ideas muy diferentes sobre lo que significa la U: aquella que tiene la empresa y aquella que tiene la gran mayoría de la gente. Es por ello que, claro, la SA jamás va a entender lo que significan estos colores, lo que es la “U” para su gente. Jamás van a entender al jugador-hincha que, por sobre todo, privilegia el amor por el escudo. Como a ellos solo les importa y entienden lo mercantil, juran que la “U” y el fútbol es otra empresa más; jamás van a entender un sentido de pertenencia ni una identidad institucional.

Aunque ellos se autodenominen como “club”, no lo son ni jamás lo serán, porque el club es su gente, la “U” son sus hinchas desde Putre a Tierra del Fuego y repartidos por el mundo. El club es democracia y participación, jamás lo será aquel en que toman las decisiones entre cuatro paredes, dejando a la hinchada excluida.

Los ídolos y la gente se respetan. Azul Azul no es la “U”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s