Hinchadas forman primera línea en las movilizaciones de Perú

Latinoamérica está diciendo “basta” y estos días ha sido el turno de Perú. El país vecino  está siendo protagonista de masivas protestas y movilizaciones por las condiciones laborales de las y los trabajadores y en contra del gobierno de facto de Manuel Merino. En este movimiento, las hinchadas de fútbol también han sido protagonistas, combatiendo activamente a la represión del Estado y del gobierno, y defendiendo a los y las manifestantes.

Durante la última semana, multitudinarias protestas en Perú se han tomado la agenda noticiosa. Un movimiento social que lucha contra las desigualdades y las malas condiciones laborales se ha levantado desde hace algunos días, llegando a su expresión más multitudinaria el sábado 14 de noviembre. Decenas de miles de personas se volcaron a las calles y encontraron la respuesta represiva del Estado, que dejó personas heridas, muertas y desaparecidas.

La protesta fue masiva y popular. Si bien se dice que el levantamiento todavía no tiene un objetivo definido, hay un sentimiento común: la recuperación de derechos, la mejora en las condiciones laborales, y aumentos en los presupuestos de educación y salud. “El movimiento que estamos viviendo actualmente -explican integrantes de Universitario Feminista y Universitario Antifascista, organizaciones de hinchas vinculadas al Club Universitario de Deportes- es una crisis política y social como la que se atraviesa en muchos países, gatillada por la precariedad”. 

Como es de esperarse en los alzamientos populares, la defensa de la clase dominante desencadenó en represión estatal que dejó personas heridas y muertas. Inti Sotelo y Bryan Pintado, por ejemplo, dos manifestantes fallecidos cuyos cuerpos fueron encontrados el 12 de noviembre con heridas de perdigones. Ambos casos están siendo investigados por la Fiscalía peruana en el contexto de “graves violaciones a los Derechos Humanos”. Universitario Antifascista y Universitario Feminista organizaron convocatorias para ese jueves 12, las que terminaron con muchos y muchas de sus integrantes amaneciendo fuera de hospitales en vigilia por sus compañeros y compañeras heridas por la represión. 

Dentro de la masividad que se volcó a las calles están, también, las hinchadas de fútbol, grupo altamente popular particularmente en América Latina. En Perú, como en otros lugares, las barras se caracterizan por ser muy polarizadas. “Aquí no tenemos barras amigas, todos estamos en contra de todos, donde nos encontramos nos peleamos, no nos podemos ver, no nos mezclamos, nunca en nuestras vidas nos hemos encontrado, ni hemos compartido un espacio público. Pero ahora sí”, explica Eder Maceda, quien es parte de Extremo Celeste, la hinchada de Sporting Cristal. El jueves 12 de noviembre, las cuatro principales barras de Lima (Alianza Lima, Universitario, Sporting Cristal y Sport Boys) se encontraron en el centro de la ciudad. Todas sabían que las otras estaban presentes en el mismo lugar, sin embargo, no hubo conflicto. “Sabíamos que el enemigo era el del frente -explica Maceda-, este enemigo uniformado que asesina y defiende al capital. Hemos peleado quizás no juntos, pero sí desde distintos frentes, hombro con hombro”. 

Hinchas de Alianza Lima y Universitario.

La mancomunión entre hinchadas es algo que se vio fuertemente en los albores del movimiento social chileno y, en palabras de Maceda, la unificación de las hinchadas peruanas siguió el ejemplo de las tres hinchadas más numerosas de Chile: la Garra Blanca (Colo-Colo), Los de Abajo (Universidad de Chile) y Los Cruzados (Universidad Católica), cuyas imágenes luchando conjuntamente en la Plaza de la Dignidad dieron la vuelta al mundo. “Hemos tomado el ejemplo de las barras de Chile y otros lugares, pero sobre todo de Chile, de que tenemos que priorizar en este momento la defensa de nuestra patria, pero sobre todo de sus derechos”, explica Maceda. 

Otra similaridad con el caso chileno es el rol que las hinchadas han tenido en este alzamiento. Numerosos testimonios verbales y gráficos han mostrado cómo las hinchadas organizadas se han establecido en la primera línea de batalla contra la represión del Estado peruano. Vídeos que facciones de la hinchada de Universitario hicieron llegar a Revista Obdulio confirman su presencia en algunas de ellas. “No solo varones, también mujeres estuvimos ahí”, acota una hincha que prefiere mantener su nombre en reserva. Algo similar explican desde la hinchada de Sporting Cristal, mencionando que la lucha organizada les permitiría “ir juntos y así defender a nuestro país. Sobre todo, ser la primera línea de defensa de la clase obrera, de la clase campesina, del trabajador, del ambulante, y también de la pequeña burguesía, de esa clase intelectual que va a marchar pero no se quiere enfrentar, hasta para ellos estaremos ahí. Estaremos con nuestro pueblo, vamos a defenderlo y luchar, y vamos a seguir peleando por nuestro país hasta poder desarrollar y mejorar las condiciones en que vivimos”.

Contexto

El movimiento, como fue mencionado anteriormente, puede clasificarse como un alzamiento que busca una mejora en la calidad de vida del pueblo peruano, la que ha ido disminuyendo “desde la dictadura de Fujimori”, explica Maceda. Algo que ha permitido este alzamiento popular es la repolitización de los espacios, que se puede ver en la disposición de la gente a hablar de política, lo que antes no se veía. En ese sentido, hinchas de Universitario mencionan que la politización del fútbol es también un factor que permite el alzamiento de las hinchadas como colectivos autónomos, y que esto se evidencia más en ciertos grupos, como las facciones feministas y antifascistas, pero que sigue habiendo otros espacios en los que se resiste la idea de conjunción entre movimientos deportivos y política. “El fútbol es muy político, pero, lamentablemente, hay gente que todavía no lo entiende”, cierran.

Sobre las razones del alzamiento, es importante resaltar parte de los análisis realizados. La respuesta transversal por la que se genera el movimiento fue para exigir la renuncia del, en ese entonces, presidente Manuel Merino. La renuncia de Merino no fue la única: también presentaron su renuncia 13 ministros debido a la brutalidad policial del día sábado. Merino, cabe recordar, había asumido tras la destitución de Martín Vizcarra por los casos de corrupción que se arrastraban desde su paso por Moquegua; la destitución fue levantada por el congreso aduciendo “incapacidad moral” del gobernante. 

La protesta popular no fue ocultada de manera tan ostensible por parte de la prensa peruana; muchas portadas de importantes medios escritos locales exigieron la destitución de Vizcarra sin suavizar las palabras, tildándolo incluso de asesino. Esto marca fuerte contraposición con lo que sucede con la prensa de grandes grupos económicos del resto del continente; la omisión de calificativos e información por la prensa establecida chilena durante el estallido social de octubre se contrapone fuertemente con lo mostrado ayer, por dar un ejemplo. 

Las fuerzas armadas peruanas también marcaron diferencia, al menos en el discurso, al emitir un comunicado en el que expresan que pondrán “todos sus medios y capacidades en la defensa del pueblo”, a diferencia de lo ocurrido en el alzamiento popular chileno, donde desde su máxima jefatura, el ministerio de Interior, desconocieron numerosos informes locales e internacionales que constataban la violación del Estado chileno a los Derechos Humanos.

Comunicado Red FRP

La respuesta a la brutal represión vivida por el pueblo peruano ha cruzado fronteras y, entre muchos otro grupos, la Red Internacional de Fútbol Rebelde y Popular, en la que participan distintas organizaciones que, desde diversas veredas, buscan promover al fútbol como elemento de lucha y transformación, no se ha quedado en silencio. A raíz de lo sucedido el día sábado 14, se emitió el siguiente comunicado que puede leerse a continuación, así como ver también a las distintas organizaciones firmantes.


Desde la Red Internacional de Fútbol Rebelde y Popular, incluyendo sus distintos y distintas integrantes, que aglutina a colectivos, organizaciones, equipos y movimientos en torno al fútbol, expresamos nuestro profundo rechazo ante la represión fascista ejecutada por el gobierno de facto del Perú, que con la complicidad de los medios de comunicación busca acallar la legítima protesta social.

El escenario de anoche habla de 2 jóvenes asesinados, 100 heridxs y 40 desaparecidxs, constituyéndose en delitos de Estado que deben ser denunciados.

Asimismo, nos solidarizamos con el valiente pueblo peruano que ejerce su derecho a la protesta social y la resistencia ante vulneraciones de derechos y gobiernos de facto sin legitimidad.

Nuestra lucha gira en torno al Fútbol Rebelde y Popular, pero así también en torno a la Justicia Social y la resistencia, por lo cual denunciamos estos lamentables hechos, acompañamos a los y las manifestantes, responsabilizamos al Gobierno peruano por los delitos anoche cometidos y los que puedan darse, y nos sumamos a todos los actos que se vengan adelantando por parte de los compañeros y compañeras peruanxs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s