¿En qué momento se jodió la “U”?

Roberto Rabi
Colaborador Asamblea Hinchas Azules

Ha fallecido Héctor Giorgetti, quien fuera arquero de la “U” durante la campaña de 1988, cuando bajamos a segunda división.

Si entras a la página web oficial de la “U”, por cierto, no podrás observar ninguna referencia a esta lamentable pérdida. Tampoco algún artículo o enlace de corte patrimonial asociado a nuestra rica historia. Solo unas letras que nos recuerdan que han transcurrido 10 años desde la inauguración del Centro de Entrenamiento Azul. Es decir, propaganda. Eso, algunas noticias maquilladas y mucha, mucha, publicidad para vender, accesorios, mascarillas y -especialmente- camisetas; un nuevo modelo de color rojo que promocionan como “tercera camiseta”. El referente del fútbol masculino que fue escogido para mostrar su humanidad en la imagen de dicha publicidad es un jugador que apenas ha jugado una decena de partidos por la “U”. Y se vende a cincuenta mil pesos, nada menos. Todo después de que el domingo pasado, teniendo enfrente a un equipo de Colo-Colo entre desastroso y paupérrimo, no fuimos capaces -una vez más- de ganarles en la cancha. Ni luto, ni duelo. Ni siquiera caras largas. Solo la sonrisa de Joaquín Larrivey luciendo la polera roja que ya comienza a saturar las redes sociales, invitándonos a gastar un sexto del sueldo mínimo mensual en unos gramos de poliéster carmesí.

Parafraseando a Vargas Llosa en el principio de “Conversación en la Catedral”, miro el panorama y me pregunto: ¿en qué momento se jodió la “U”? ¿Cómo llegamos a esto? Puedes ganar o perder. Puedes meter las patas a veces, incluso bien seguido. Pero Azul Azul ha demostrado que su foco son los negocios y no la cultura azul. De hecho, en una entrevista a El Mercurio el domingo pasado, el presidente de la concesionaria insinuaba que el superclásico no era un partido prioritario y que, si bien desearía que tuviéramos un estadio, un proyecto de tal envergadura resulta muy difícil. Sentí que solo pensar en trabajar por un estadio le daba flojera porque está enfadadísimo en los negocios. Como toda la Sociedad Anónima que nos fagocitó.

¿En qué momento se jodió la “U”? Cuando permitimos que una institución vacía y motivada solo por su rendimiento en bolsa no solo despreciara y desconociera todo lo que realmente amamos de la “U”, sino que, además, hiciera pésimamente mal aquello que a los grupos económicos que son sus dueños, les obsesiona. Azul Azul pierde plata, mucha, precisamente porque no entiende de qué se trata el juego, de qué se trata el Club y qué es lo realmente importante.

Al mirar en YouTube una entrevista a Héctor Giorgetti, años después de aquella tarde negra en que descendimos, uno se conmueve por el dolor que expresa. No jugó una década en la “U”, pero pudo empaparse de lo esencial y asumir un compromiso férreo.

Hoy ya no está y a Azul Azul no le importa porque no le interesa, en verdad, nada de lo que somos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s