La falta de empatía es nuestra propia pandemia

Nuestra Cruzada

A raíz de lo acontecido el sábado recién pasado en la región de Antofagasta, donde vecinos del sector se organizaron para intentar bloquear la carretera con la finalidad de impedir el flujo de automóviles externos que ingresaban a la región en grandes cantidades, exponiendo a toda la gente que allí reside. las autoridades del sector, molestas por la situación, no decidieron nada mejor que reprimir a las y los pobladores. Esto implicó que nuevamente las fuerzas represivas del Estado actuaran de forma desmedida, sin ninguna consideración, ni criterio.

Lo anterior provocó, entre otras cosas, personas heridas, entre ellas un menor de edad que recibió el impacto de una bomba lacrimógena en su cabeza y un perdigón en su espalda, terminando en el Hospital Regional. Así vemos cómo Fuerzas Especiales siguen manchando sus manos con sangre, y el actual contexto no les ha sido impedimento.

Sumado a esto, medios locales reportan que los vecinos del sector de Cachimba, en Antofagasta, vienen denunciando hace semanas la falta de medidas de seguridad sanitaria. Esta situación puntual nos permite ilustrar varios rasgos generales de lo que estamos viviendo a nivel país, y nos hace preguntarnos primeramente hasta qué punto ha llegado la inconsciencia y poca empatía de un sector de la sociedad que obliga a que las comunidades, pese al riesgo que conlleva, tengan que organizarse para poder cuidarse y cuidar a su población. A partir de esto, se hace visible, como ha ocurrido desde que asumió su mandato, la inoperancia del gobierno, que prefiere aplicar toda su fuerza y contingente represivo sobre el poblador en vez de resolver el problema de fondo. Claramente debiese existir una mayor fiscalización y medidas para que esta se realice como corresponde, además de la aplicación de sanciones más severas para quienes incumplan la cuarentena o de manera imprudente viajen por el país, porque es evidente que las medidas existentes no son suficientes para contener la irresponsabilidad. Por otro lado, una de las razones que han potenciado las manifestaciones desde hace varias semanas, es la poca preocupación que existe de parte de las autoridades de todo el país hacia las poblaciones, donde mucha gente se ve obligada a ir a trabajar y exponerse de sobremanera, sin siquiera contar con el apoyo sanitario necesario para prevenir contagios. Es indignante y degradante ver cómo los mismos de siempre se llevan, injustamente, todo el peso de los males de este país.

Podemos concluir, entonces, que ni siquiera en contexto de pandemia, cierto sector de la sociedad es capaz de empatizar con el resto. Ni siquiera en una situación donde se requiere solidaridad, porque están en riesgo las vidas de las personas, son capaces de dejar de lado su individualismo. Sumado a este comportamiento nefasto, como sucede normalmente, ni la autoridad ni la justicia son capaces de sancionarlos, porque los intereses económicos están por sobre el bienestar de la población y con cada decisión tomada y medida adoptada, queda más en manifiesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s